jueves, 27 de agosto de 2020

arroz con leche

 Tod@s tenemos recuerdos especiales de la niñez relacionados con la comida. Uno de los míos es con el arroz con leche. Mi madre cocinaba muy bien y el arroz con leche le salía espectacular.También nos hacía estupendas natillas y flanes. Recuerdo que mi hermana y yo tuvimos una temporada de querer natillas casi a diario, mi madre acabó harta de hacer tantas natillas, y nosotras no acabamos empachadas pero sí es acabamos cogiéndoles manía finalmente. De hecho, estuvimos años sin comerlas, pero me reconcilié con el postre y sigo siendo fiel fan de las de vainilla, aunque ya no sean las que hacía mamá. 

El arroz con leche es más laborioso y era un postre menos regular que las natillas o el flan. Quizás eso lo hizo más especial. El sabor de la leche endulzada, el arroz blando, ese toque de canela...

Una de las cosas que mi madre empezó a dejar de cocinar cuando su enfermedad se presentó fue el arroz con leche, y poco a poco todas las que requerían más tiempo y elaboración cambiando los hábitos de casa y convirtiendo algunas de ellas en recuerdos de niñez y juventud. Durante mucho estuve sin probar arroz con leche porque cuando lo pedía en restaurantes, nunca acababa de encontrar uno que me gustase. Pero , hace dos, tres años, cuando en mi lugar de residencia pusieron un Mercadona, alguien de cuyos gustos culinarios me fio,  me habló  muy bien del arroz con leche de la marca y lo compré , creo que más por decir que lo había probado pero no me gustaba , que porque creyera que podía haber encontrado finalmente uno de mi agrado. Para mi sorpresa, me gustó, no llegaba a ser casero, pero no tenía ese sabor ni textura de los típicos lácteos. Lo he comprado varias veces desde entonces, y os lo recomiendo. Eso sí, la tarrina grande, nada de los packs de cuatro porciones tamaño yogur . 

viernes, 21 de agosto de 2020

vermut con angostura

 Vermut con angostura nace como un proyecto personal que , desde hace tiempo, tenía ganas de poner en marcha.

Los fines de semana suelo tomarme un vermut con mis amig@s, un vermut preparado, con angostura. En esas charlas de domingo, pintxos y vermut, hablamos de nosotr@s , de los lugares que visitamos, las cosas que nos gustan y las que no, nuestros descubrimientos culinarios, rutas, lugares y todo lo que se nos pase por la cabeza. Esas charlas de vermut y amigos van a ser la esencia de Vermut con angostura. No va a haber una temática concreta, va a estar basado en el eclectismo de mis gustos y la variedad de vivencias y descubrimientos que vienen en la vida día a día.

Vermut con angostura es, simplemente, una bitácora de mi vida a partir de hoy. Espero que os guste.    

arroz con leche